10febrero

Cómo han evolucionado los vídeos de boda

Para nadie es un secreto que los videos de boda han ido mejorando con el paso de los años, al igual que todas las áreas que conocemos. Sin embargo, actualmente son todo un boom.

Sí, ahora no hay boda que no sea grabada y compartida en las redes sociales o con los amigos y familiares más cercanos, porque son vistas como pequeñas películas emotivas que narran la historia de amor de los novios.

Descubre el recorrido y evolución de los vídeos para boda en este post.

El antes y después de los videos para boda

Anteriormente, el tener un video de bodas no era algo tan necesario. De hecho, a muchos novios ni les interesaba contratar este servicio.

Pero, la visión del video cambió con la llegada de los “flashmob” y las bodas americanas. Ver la forma en que narraban las historias de amor con dosis de adrenalina y emoción, ¡Les encantó!

Los nuevos videógrafos nos mostraban con un estilo innovador y fresco, que todo video debía incluir un guión. Uno, que le permitiera enlazar todos los momentos capturados y contar una historia.

Videos por secciones

Por allá en el 2007, lo más atractivo de un vídeo para boda eran sus secciones. Se buscaba crear una secuencia de las capturas y presentarlas en bloque. No había guiones a seguir, solo la presentación de varios momentos.

Los tráilers o highlights

Su llegada fue mágica para todos. La posibilidad de ver un resumen de la boda en un lapso de 3 a 8 minutos, es increíble. Ya no había que esperar una o dos horas para ver todo lo que había pasado ese día, como un largometraje o interminable película. Basta con reunirse por menos de 10 minutos y vivir la euforia de la boda.

Historias narradas con un guión impecable, que nos hacen sacar nuestro lado emocional y vibrar con ellas, desde el momento que le damos play al video.

A la par de este tipo de vídeo también llegaron los vídeos documentales, save the date, vídeo teaser, vídeo drone, entre otros. Todos son grabados con la intención de recopilar grandes momentos y presentarlos en intervalos de tiempo precisos. Y, sí, cuentan con un guión para su desarrollo.

El trabajo de cinematografía y storytelling en los nuevos vídeos es realmente asombroso. Poco a poco nos van envolviendo en la historia de amor de los novios con la presentación de clips rápidos y una narración excepcional. Es difícil no emocionarse con cada pareja, cada historia y cada boda.

El sello del videógrafo

La captura y presentación de los vídeos para boda cuenta con el sello profesional del videógrafo que lo trabaja. No basta con transmitir un sentimiento, sino con hacer un video creativo y atemporal.

Dentro del proceso de postproducción, marcan un estilo, velocidad y montaje distinto. Estos elementos le permiten diferenciar la estética de sus proyectos.

¿Quieres que la creatividad, dedicación e inspiración de nuestros videógrafos hagan un recuerdo inolvidable para tu boda? ¡Escríbenos!, y haremos el vídeo perfecto para inmortalizar ese día tan especial de una forma única y creativa.